El trueque

Su luz ha quedado grabada 
en los pasillos de la memoria.

El poeta y la poetana  traían versos
que repartían 
a cambio de nada
a cambio de una sonrisa 
o unas monedas.

Si cerrara los ojos podría verlos
en un pueblo imaginario
leyendo poemas  bajo la linterna
                                         de la luna 
protectora de los caminos
junto a un ciruelo 
pletórico de flores.

Al fondo destacaría el mirlo
               con su negro plumaje 
y canto aflautado en estrofas breves.

Y en el brillo intermitente de la hierba
luciérnagas encendidas
bajo el influjo de los versos.

 

 

Invocar. Reunir. Vibración de la palabra. Sedimentar la memoria 

De: Ashwayats

Deja un comentario