Diciembre. Al nacimiento de Oihana

El calendario bosteza
cómo puro corazón invernal
detenido bajo la nieve.
Los días tatuados por la hermosura.
Los días tatuados de enigmático silencio.

Satélite de mí
una niña rompe en llanto desde mi vientre abierto
Sus pies como brotes diminutos
retando a la vida.

Los labios despiertan
balbucean un nombre sobre tu radiante
imperio de sábanas blancas.
Te llamaré OIHANA.
Selva arremolinada en el murmullo del tiempo.


Poema dedicado al nacimiento de mi hija Oihana. Foto, 1982.

Deja un comentario