El ojo cegado. Reseña de Santi Elso

Pues que el mundo –y con él nosotros- está hecho de palabras; busquemos aquellas que lo nombran mejor, que lo explican y nos explican. Amemos la poesía.

He aquí, en El ojo cegado, todo lo que anhela y busca cualquier amante de la poesía: belleza y pasión por la palabra distinta, la fascinante y extraña experiencia de que todo está aún por ser proclamado, nombrado, dicho. Encuentra el lector, entre estas páginas, a veces duras y a veces conmovedoras, un grito de protesta, un manojo de pensamientos y dudas, de sentimientos y miedos; un puñado de recuerdos, de experiencias, de seres y preguntas que buscan una respuesta. Abrumada por la desmesura de los males que aquejan al mundo, la autora de estos versos denuncia su falta de sentido, su radical injusticia, su violencia; y, no obstante, hay en la poeta una apuesta por la sencilla inocencia, por la redentora alegría que nos salva al fin de todos los abusos.

He aquí un libro diferente y magnífico, donde las sombras del mundo se transforman en luz gracias a la palabra.

FUENTE: Contratapa del libro

RELACIONADO: El ojo cegado

Deja un comentario